miércoles, 17 de febrero de 2016

Las artes escénicas y la fama

Me he dado cuenta de un fenómeno cada vez más marcado en los que somos o pretendemos ser profesionales de la danza, el teatro, la música, la locución, la actuación de voz entre algunas otras disciplinas. 

Y es la carencia de una disciplina "REAL" pues los ejecutantes(como nos llamaré en este texto) somos incapaces de ser constantes en la práctica en casa, en cumplir llamados, aprender como se debe los textos, llegar a tiempo a la escuela si acaso  es que llegamos entre otro montón de basura que estúpidamente pensamos es común en el medio y por tanto normal. Es completamente común en el medio no lo niego pero eso no lo hace ser normal.

Según mi opinión puede ser una confusión de términos, pues actor, cantante, músico, locutor, bailarín suena bastante a FAMOSO y esta confusión de conceptos nos lleva a equivocarnos al momento de elegir lo que realmente queremos ser. Por ejemplo, he sabido de jóvenes (hombres y mujeres) que anhelan ser modelos pero no cumplen con las características requeridas por el medio y buscan las artes como un camino alterno.

Las ARTES son una búsqueda interna, una batalla contra nuestros propios límites, físicos, mentales y emocionales y gracias a este esfuerzo las ARTES sirven al artista en la proporción que el ARTISTA trabaje para sí mismo y por tanto para ellas.

La FAMA por otro lado no busca más que ser un fenómeno de impacto, es ser reconocido o hacerse de una reputación que no necesariamente provendrá del arte, talento, el esfuerzo hacia la disciplina elegida. Por tanto su búsqueda puede ser por atractivo físico, escándalo, "ofrecer la caricia" a las personas adecuadas, etc. Lo cual no es malo y no emitiré juicio de ello, el mantener un físico agradable conlleva esfuerzo, la iniciativa y creatividad requeridos para hacer un escándalo o el valor para cumplir favores sexuales por alcanzar una meta también requieren un chip muy especial.

Por tanto a los aspirantes a la fama les pido encarecidamente, aléjense de las artes no nos conviene a ninguna de las dos partes, pues Las Artes les exigirán resultados que ustedes no serán capaces de cumplir y si no logran su objetivo se van a frustrar; siguiendo con el ejemplo del modelaje mejor sería que se paguen un excelente fotógrafo, tengan su book y busquen romper esquemas como lo hizo Candice Huffine.

A los que buscan las Artes como camino de vida (me incluyo) tendremos que luchar contra nuestros demonios, sino tenemos tiempo de ensayar sacrificar una hora de sueño de vez en vez, prepararnos TODOS los días, llegar a tiempo, etc.

Ningún camino es equivocado si nuestra mente está clara en el objetivo, la ruta y los sacrificios que cada uno llevará.


martes, 22 de abril de 2014

Quimerismo

El día en que todo cambió, Omar se sorprendió prestando más atención de la debida a una persona; no podía explicarse como podían caber en alguien con los hombros tan cerca de la cintura, el entramado de tripas, corazón y pulmones que nuestra naturaleza nos da siempre; Pensó que tal vez debía tener el tamaño de pequeñas cápsulas todas amontonadas en ese "torsito". O bien que tal vez estaban ubicados en otras partes de su cuerpo. ¡Si, eso debía ser! pues podía jurar que vio al codo izquierdo palpitar, y que la pierna derecha resonaba avisando una incomoda indigestión, así pues tenía el aspecto de un gorila de proporciones minúsculas. Omar salio de su embeleso cuando este personaje tan pintoresco se acercó a la parte trasera del autobús que compartían rumbo a sus lugares de trabajo, entonces postrando su gorilezca mano en el "pasamanos" y tras emitir un gruñido bajó.

Cuando Omar descendió del autobús en el centro de la ciudad, esa que tiene la catedral principal de la religión en turno con torres que semejan las mascaras del Ku Klux Klanno creyó lo que sus ojos le mostraban, las personas que pasaban a trompicones por las avenidas principales carecían de rostro, tenían una especie de velo viscoso que cubría cada posible rasgo, renovándose como una cascada de la coronilla hacia la mandíbula. Buscó un rato en los alrededores acaso algún rostro conocido o al menos uno que molesto le devolviera una mirada de reproche por sentirse observado, pero no hubo ninguno.

Con una indiferente sorpresa, siguió su camino al trabajo ya que con rostro o no, su jefe podría despedirle si llegaba tarde. Después del largo registro a la entrada de la tienda, puerta tras puerta las cuales avisan sin dejar duda alguna que estás preso; se dio cuenta que sí había gente con rostros, pero... no podía ser, eran diferentes... aunque solo fueron aquellas con las que llegó a entablar plática en algún momento o en quienes puso atención por alguna razón, la cajera de la zona de juguetes por cierto era una de ellas sin embargo esta vez parecía... no, debía estar alucinando... sí, eso era.

Llegando a su puesto de trabajo no le quedó duda alguna que las cosas no eran iguales se topó de lleno con una mujer que fue su maestra en sus años de primaria, la cual tenía unos rasgos rapaces y estaba reprendiendo a un compañero por su falta de tacto al envolver para regalo un libro; aún así lo que le sorprendió más que sus gritos, fue la imagen en conjunto que formaban el camarada, con los cabellos de punta y ese saco enorme que le daba el aspecto de una pequeña cría de buitre; y ella mamá buitre que lucía un colgante a los hombros, una especie de rebozo de plumas que acentuaba su aspecto animal. De pronto mamá buitre arrebato libro y papel a su cría y lo envolvió ella misma, mostrando así sus dotes de madre ejemplar a su polluelo, el cual al termino de su clase volteó con Omar y encogiéndose de hombros de manera apática, provocó una sonrisa de complicidad. Ambos la vieron tomar sus paquetes y dirigirse a la escalera más cercana y Omar pensó:

-no hay mucha diferencia, siempre ha sido un buitre con todos.

Incontables clientes pasaron ese día por el lugar, cientos de ellos nuevos con sus respectivos velos viscosos, pero también una serie de personajes pintorescos entre ellos su jefe una especie de xoloitzcuintle que le molestaba y halaba del saco con sus dientes y su mirada inquisidora. O su compañera, la misma chica del departamento de juguetes, era como una yegua pura sangre que aun con esos rasgos equinos ponía nervioso a Omar con su cercanía.


-Al parecer se han transformado en lo más cercano a su personalidad- pensó al ver cerdos, perdices, cocodrilos y podría jurar que del piso superior vio salir una llamarada acompañada de una gigantesca y escamosa cola que tiró unos estantes.

De pronto el miedo llenó su cuerpo, inmerso como estaba en la novedad faunica de su realidad, no se había puesto a pensar en que se había transformado él mismo; ¿y si era algo tan feo que la yegua del departamento de juguetes repudiara?, ¿Qué pasaría si era uno de esos que tiene incontables depredadores? Asustado se dirigió a un compañero el cual parecía ser un lirón y trabajaba como tal, le pidió que lo disculpara con el jefe y se dirigió a los baños esperando lo mejor... nada, ni un hocico, oreja o deformación alguna...

-menos mal

Y así los días se convirtieron en semanas estas en meses, dentro de los cuales especuló de cientos de formas el porqué de la vorágine en la que había caido con los animales, y más extraña aún debía la razón de la carencia de rostros, incluso les denominó "planos", pero su respuesta al por qué de ambos sucesos tardaría algún tiempo más en llegar

Un día se percató de que algunas de estas personas permanecían "planos"  hasta que llegaba a conocerlos mejor, y entonces se tornaban en animales. Esto lo supo un día 4 de marzo en que iba camino al trabajo y una chica sin rostro comenzó a sacarle plática en la estación del tren subterráneo, 7 estaciones y ella iba adquiriendo a cada revelación primero una especie de vellosidad que salía de sus brazos, y cara, después unos cuantos cientos de ojos, tal vez miles de pequeños paneles, hasta que en la séptima estación se despidió una chica convertida en gran parte en una gigantesca mosca. Este fue el primero de 5 casos que le tocó vivir a él de transformaciones.

los meses siguientes Omar estaba tan acostumbrado a esta situación que tuvo a bien acostarse con una chica ciervo, foca y jirafa entre otras, a ir a la tienda del anciano caprino y entablar platicas con él, e incluso a dar de comer a los cerditos de sus sobrinos sin cuestionarse nada al respecto. 

Pero como todas las cosas en esta vida que se vuelven costumbre, llega el momento en que nos provocan hastío, así que se dirigió a las diversas bibliotecas de la ciudad esperanzado en encontrar el motivo de estos cambios. Asistió a terapia psicológica con un koala que le cobró una millonada por el hecho de escucharlo y mirarlo fijamente con sus pequeños ojos, anotando ciertos datos en una libretita. Incluso se acercó al "Dios" en turno, una figura que alguna vez fue el cadáver de un sujeto en posición fetal, posición que por cierto sus fieles seguidores copiaban sin ningún sentido; pero que a partir de los cambios se había convertido en una luciérnaga en la misma posición pero con el culo encendido las 24 horas. Una vez ahí, elevo sus oraciones (así como el culo) por una respuesta pero como siempre las deidades se toman su tiempo antes de decidirse a actuar; es una especie de trámite burocrático que pasa de mano divina en mano divina.

Así pasaron 3 años en los que Omar vivió en "automático" su trabajo tan parco y gris como siempre, sus relaciones sociales prácticamente nulas, e incluso la chica equina del departamento de juguetes perdió su encanto. Sus aspiraciones no iban más allá de las necesidades básicas; se sabía demasiado cobarde para acabar con su vida, demasiado curioso para saber hasta donde llegaría.

Habiendo perdido toda esperanza un 23 de noviembre al despertar y estirarse con el bostezo matutino, se dirigió al baño deprisa y orinó copiosamente, se estiro bostezó de nuevo, se rasco la cabeza y sintió una corriente gélida pasar entre sus dedos, extrañado por esta sensación encendió la luz,  se miró en el espejo y se dio cuenta que su rostro se había desvanecido, que un velo plateado cubría el lugar donde alguna vez estuvieron sus rasgos, no sabía si estaba feliz o no por el cambio tan repentino, intento sonreír pero lo único que veía proyectado en el espejo era el ondulante velo. 

Con mucha prisa se dispuso a salir a comenzar su rutina de siempre, se vistió, tomó sus pertenencias, abrió la puerta, salio y se detuvo y regresó sobre sus pasos, indeciso si ir o no al trabajo, no sabía si el seguro medico cubriera la carencia de rostro. Observo a los demás transeúntes, todo seguía igual, él se había convertido en uno de ellos. Y entonces la respuesta que había pedido estaba claramente ante sus ojos; su rostro había desaparecido esperando un cambio, era como un lienzo en blanco, un reinicio en su vida... ahora habiéndose respondido esta pregunta, solo quedaba una más sobre la mesa, que animal llenaría este rostro; pero esa era una pregunta que solo sus acciones podrían responder...

domingo, 4 de diciembre de 2011

A tu espera

Alguna vez me topé con la muerte en un hotel, me recuerdo subiendo los escalones de este hotel plagado de chinches, crujidos, goteras y rechinidos de cama acompañado de raquíticos orgasmos de los visitantes a este lugar; y no es que fuera un lugar feo, en algún momento debió tener un aspecto lo suficientemente presentable, pero ahora a las 10 de la noche lucía tan lóbrego como la situación que me tenía deparada esa noche.
A punto de dar el paso para subir el último escalón que me daría pie al pasillo rumbo a mi habitación y haciéndome a la idea de que el frío de aquella noche evitaría que pudiera pegar el ojo, mi mirada se desvió al pensar en regresar por una bebida y una cobija extra a la habitación de servicio; fue entonces que en la fuente que estaba al centro del patio del lugar vi a la muerte, su manto que no capucha resplandece en varias zonas a la luz de la Luna y de las estrellas, sus manos son claras y delgadas sí, pero nada que asemeje a una calavera, al contrario es una figura totalmente atractiva a la vista, y entonces sin percatarse de mi presencia esta figura avanzó etérea y se postró a la entrada de una de las habitaciones, sacó un pequeño frasco que parecía estar hecho de cristal, aunque tan fino y brillante como su portadora, y así con este en la mano comenzó a entonar una canción, la cual hizo que mi pesadez por el día laborado se desvaneciera a cada nota cantada, tanto así que empecé a sentir mi cuerpo a punto de caer del escalón, era una melodía cálida y aún así paralizó de frío mis extremidades, y fue entonces cuando vi como una figura líquida salía de la habitación de servicio, era Petra la encargada, quien ahora exhibía su desnudez y al vals de la melodía se acercó a la intérprete y con un giro lento y dancístico entró en la botella, al tiempo en que mi cuerpo caía pesado por la escalera; sin ser capaz de retomar el equilibrio, mi cuerpo se dirigía hacia abajo cuando un frío extraño me recorrió, relajando cada músculo que estuviera intentando frenar mi caída, era ella que sin ninguna delicadeza me tomó por el pecho y me regresó al lugar de partida.
Sus ojos ambarinos me devolvieron una mirada de asombro, y no quiero imaginar la que le brindé yo a esos ojos ancestrales que me mostraron las catástrofes acaecidas a lo largo de la historia y como ella con amor guardó a aquellos que murieron atacando al enemigo, por enfermedad, por un sinnúmero de descuidos fatales o en el mejor de los casos la vejez que nos pisa los talones día a día, escuché millones de cantos, todos diferentes y todos al mismo tiempo y entonces me dí cuenta que ella miraba dentro de mi también; traté de hablar pero al tiempo ella me calló con su mano gélida sobre los labios diciéndome con los ojos lo que esperé me dijera alguna mujer al oído y entonces sin decir nada más se fue... muda para mi; y desde entonces cada que siento frío sé que ella guía mis pasos, tratando de calmar mi ansiedad imprudente de verla, porque un suicida nunca escucha la canción, solamente deja de escuchar y es aquél que vagará por siempre entre los vivos sin ninguna pena o sufrimiento, solamente con la ignorancia del que se sabe aún vivo...

viernes, 21 de octubre de 2011

Enardecido...


Y entonces ardió, por las ventanas salió el aliento abrasante de la casa seguido de un estruendoso grito de la misma parecido a una explosión, los habitantes cayeron en una lluvia de sangre que parecía no terminar...Y entonces me descubrí bañado de esta densa e incesante lluvia y comencé a reír, pero... no era una risa de felicidad, la broma macabra fue precedida por una historia, interminable y agónica para mí. No "AMIG@" lector/a, no justifico mi modo de actuar, no justifico esta barbarie, ni es siquiera un acto de contrición la razón por la cual escribiré estas líneas, las palabras que suenan ahora en mi mente... ¡No! es más bien el divagar de un loco... ¿LOCO?

Loco, LOcO, LocO, LoCO, LoCo, lOcO loCO....

Los intricados detalles de mi niñez se resumen a una madre sobreprotectora, fanática religiosa y con un afán bíblico de creerse omnisapiente, descendiente de una prodiga y alzada familia venida a menos. Mi padre un fracasado abrumador con la mente arrumbada en el recuerdo lejano de días gloriosos; patético, negligente y apático haciéndome cambiar con el tiempo las silabas padre por simple y llanamente ÉL... ¿recuerdos? ratas, una cuna, el tenebroso bosque en el traspatio, GRITOS, llanto lejano, llanto interno, UN GOLPE, silencio... ¿felices? mi eterna niñera la caja-idiota llenándome con su cumulo de sinsentidos, el viento tocando mi cara cuando era un bebé en un tranquilo viaje en la bicicleta de ÉL... Nada más.

Las palabras que llenaban entonces mi mente: Golpes, llanto, ratas, luces que habitan dentro de mis ojos, oscuro, error, miedo, asco...

Las partes de mi vida social en la niñez son borrosas y obtusas, dilucido algunos golpes, correrías propias de los críos en la escuela, insultos, abandono, aburrición, muerte... busco cosas buenas en mi entorno pero no las encuentro... pero en ese momento me descubro como una persona, es en algún momento entre los 8 y los 10 años que comienzo a explorar el mundo, los libros y la ciudad se vuelven mis compañeros, los fantasmas que recorren la ciudad me acompañan en mis precoces recorridos, me convierto según dicen en un adulto pequeño, demasiado aburrido en la escuela, por la ineptitud de mis compañeros, frustrado por mi incapacidad de hacérselos notar y marginado por mis maestros gracias mi afán de intentarlo, así que comienzo a callar, grave error...

Las palabras que llenan mi mente al recordar eso: Silencio, serio, rechazo, limites, estoy solo pero me gusta... no encajo

En la adolescencia los incesantes y naturales cambios solamente, creo que soy un adolecente promedio. Comienzo a socializar con chicas, tengo amigos reales, adquiero las costumbres que un buen porcentaje de los chicos de mi edad podría tener, me convierto en un cliché.

Mencionar las palabras que llenan mi mente plasmadas por ese recuerdo me parece ocioso.

Y ahora bien llego a la adultéz con un cúmulo de conocimientos y habilidades al parecer inutiles, etiquetado como un incapaz y un inadaptado, problemático y solitario. Aun así he continuado mi camino, he evolucionado a conciencia a aquel niño, a aquel bebé a aquel adolescente, sin callarme, sin miedo, sin golpes, sin afianzarme a nada ni a nadie, sin buscar ser auténtico, simplemente intento ser y ahora soy la mejor versión de mí, la mejor que puedo brindar en esta etapa, sin llevar un duelo por lo que fui, incrementando las posibilidades de lo que seré. La casa en llamas, la lluvia de sangre, solo una forma de atraer SU ATENCIÓN

domingo, 24 de abril de 2011

Teatro o tiatro


Bueno, la mejor forma de definir estos dos términos a mi parecer, radica formativamente hablando en el hecho de que el quehacer teatral en las escuelas se ha relegado al plano de una materia secundaria, la cual en el mejor de los casos tiene como instructor alguien más o menos preparado, eso sí con "todo" el apoyo de la institución.



Partamos de la premisa en que no tienen preparación, que su rama de educación es otra y que están ahí para ver un salario un poco más "chonchito", ¿tendrán idea del valor estético?, ¿de la forma?, ¿están actualizados o al menos enterados de que existe un método? o simple y llanamente se limitan a encontrar unos textos de internet, sin investigar al autor o el contexto en el cual se han escrito dichos libretos o de plano irse de acuerdo a las modas y montar aquello que en el momento está pegando, solo por cumplir con el montaje de resultados o para las diversas celebraciones.



Tal vez me esté aventurando pero ya voy desmenuzando por donde va el sentido de Teatro y "tiatro".



Ahora bien por otra parte tenemos a aquellos que son más o menos preparados, en un sentido un tanto especulante habrá quienes tomaron algún cursito (el cual pensándolo bien pudo ser impartido por un ejecutante "tiatral") y que son personas que al menos se toman el tiempo de leer algo de teoría escénica, esto no suena TAN mal... ¿oh si? Yo me pregunto, ¿alguno de nosotros se aventuraría a ser operado por un medico más o menos preparado?, y no solo en el oficio medico, no lleguemos tan lejos, ¿confiaríamos en abogados, mecánicos, vamos incluso choferes de camión más o menos preparados? yo creo que lo pensaríamos dos veces, entonces ¿por qué permitimos que algo tan valioso como "NUESTRO ARTE" y no me refiero a que sea solamente de aquellos que tenemos el honor de ejecutarlo, sino nuestro en su sentido humanístico, quede en las manos de personas que no están debidamente preparadas.



Algunas instituciones se dan por bien servidas con que el alumno sea capaz de mantenerse un par de horas en el salón de clase y que al final del ciclo tengan una presentación donde los orgullosos padres y maestros elogiaran su trabajo, lucirán bonitos, y se sentirán satisfechos por haber concluido un proceso, el cual, aunque ellos no lo sepan es un proceso "mocho".



El TEATRO es un ARTE, tiene un proceso, en el cual se derivan diversos objetivos, en su sentido formativo es en el cual los alumnos adquieren una sensibilidad, se vuelven analíticos, disciplinados, expectantes, curiosos, y podría seguir enumerando los beneficios de conseguir profesionales del Teatro para las diversas disciplinas.



¡¡EL TEATRO LLEGO PARA QUEDARSE!! LUCHEMOS POR EXTINGUIR LA CRECIENTE LLAMA DEL TIATRO

lunes, 16 de agosto de 2010

Y sigue la yunta andando


¿Por que seguimos con esa mentalidad de soportar tratos injustos? Aquellos que se ven con un ápice de poder nos manejan a su antojo y lo único que hacemos es recibir el pisotón y nos conformamos con ver con desdén al opresor y llenar las redes sociales de comentarios; si bien esta es una opción infinitamente más digna que quedarnos callados, de nada sirve si estos esfuerzos menguan ahí.
Esto tiene que ver con la convención (Comictlán) que se llevo a cabo el pasado fin de semana en nuestra ciudad.
Para aquellos que no están inmersos en el tema, o que bien no se dieron por enterados. El trato a los cosplayers, no solo se limito a un comentario desdeñoso por su "facha" sino que entramos a un grado de discriminación en el cual aun no se de bien a bien quien fue el culpable...
Todo comienza al enterarme que se estaba restringiendo el acceso a los sanitarios para hacer uso de ellos como vestidores, cosa extraña en un evento donde el cosplay (caracterización de un fan en un personaje de anime, manga, comic, etc.) es de prioridad, ya que se realizan concursos, e incluso venta de artículos exaltando esta actividad. Algo que los organizadores pensaron resolver poniendo un par de espacios sin espejos de proporciones insuficientes, un movimiento poco inteligente teniendo en cuenta que las filas serian eternas por la cantidad de visitantes.
Ahora bien habrá quien diga que podía optarse por hacer uso de los vestidores e irse a maquillar (pues esto es de uso común en el cosplay), no esta por demás complacer a los organizadores por su amable idea; el problema está en su argumento de que los cosplayers estorbaban a los usuarios "normalitos” como ellos les llamaban al maquillarse. Las quejas solo fueron recibidas por los de seguridad, pues si acaso algún encargado de la expo dio la cara, ah pero eso si no falto una que otra persona de intendencia, que no tenían vela en el entierro pero estaban al pie del cañón.
Llego el acabose, cuando en la generalidad termino negándose el uso de los servicios sanitarios a aquellas personas que portaban o semejaban el uso de un cosplay incluso para hacer el uso que según estos patanes es el debido, hacer del baño; casos en el que se restringía el acceso a zonas por demás comunes como el acceso de estacionamiento, en el cual no se podía estar pues la zona para personas "anormales" estaba limitada a la convención en sí. Y en voz de una afectada solo aplicaba a este grupo, pues personas en calidad de visitantes “normales” -los cuales considero escasos de acuerdo al tipo de evento que se realizaba en el recinto de la expo Guadalajara- podían hacer el uso de las instalaciones a sus anchas. Desafortunadamente esto no queda aquí, sino que hubo incidentes en que los guardias los cuales deben estar al servicio del usuario a la par del inmueble, hicieron uso de la fuerza con una “peligrosa” chica con la única necesidad de maquillarse. O situaciones en que se rompieron objetos que complementan un traje y que obviamente eran represalias a aquellos chicos y chicas tan extraños que rompían con su cotidianeidad.
Deje pendiente lo de no saber quienes son los culpables, pues no sé si esto fue por parte de los administradores de la expo o por los organizadores de la convención. Aunque tuve el disgusto de sufrir un altercado por parte del "amable" encargado de seguridad de la expo, en el cual nos conmino de una manera muy poco amable que iba más allá de su deber a movernos de donde estábamos, y a interrumpir cualquier intento de raciocinio con él, en resumen un déspota en todos los sentidos de la palabra.
Si bien, como en todos los casos las cosas no son blancas o negras. En este tipo de eventos donde los jóvenes somos la mayoría, no faltaron aquellos rompimientos a reglas reales y con sentido de la expo en particular uno de daños al inmueble, que afortunadamente y en bien de todos los causantes tomaron su responsabilidad y no negaron la infracción y consecuencias de sus acciones; estos son incidentes que no creo hallan faltado en más de un evento, tal como la feria del libro, aun así no veo las restricciones a los jóvenes que son un publico cautivo de este lugar en dicho evento.
La soluciones van de acuerdo a los gustos de cada quien, habrá quien opte por no ir a los eventos de estos organizadores (Hidalgo producciones), quienes dejen de asistir a eventos de la expo (algo muy improbable por el abanico de posibilidades del lugar). O quienes se resignen a las quejas en las platicas entre compas; o quienes ignoren el incidente, las opciones son muy variadas.
Ahora bien habrá otros en los que me incluyo; que estamos leyendo entre líneas frases como "somos mejores que ustedes", "sus derechos son menos importantes a los míos", o palabras usadas con desdén, "raros", "ignorantes" en fin que somos INDESEABLES para su normalidad. Este incidente es una afrenta, los derechos de aquellos que tenemos una voz tan fuerte y tan difícil de acallar, y que buscaremos y en esta travesía haremos una diferencia.

jueves, 9 de abril de 2009

que caricatura seria yo



jajajaja este post es en contestacion a uno de Br3n.

Siempre me he visto como homero, porque

*A pesar de que por lo general hace las cosas mal, las consecuencias suelen terminar en algo bueno.

*Siempre pienso que las solucionas mas complicadas y absurdas, son mejores que las mas sensatas.

*me encanta la comidaaa, tengo estomago de acero y tambien terminaria comiendo mmmm lo que seaa!!

*hago lo que sea por las personas importantes para mi, tambien creo que le estoy tirando a la todologia jajajajaja y ultimamente le he tomado un gusto particular a mmmm la cerveza, y mi cerebro se va de vacaciones sin mi cuando se aburre.